Boeing, Aeroméxico y el gobierno de México colaboran en investigación y desarrollo sobre biocombustibles sustentables para la industria de la aviación

Boeing, Aeroméxico y el gobierno de México colaboran en investigación y desarrollo sobre biocombustibles sustentables para la industria de la aviación

Boeing [NYSE:BA], Aeroméxico y los Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) de México colaborarán en un programa sobre combustibles biojet respaldado por el Fondo Sectorial CONACYT-Secretaría de Energía-Sustentabilidad Energética (SENER) de México para llevar adelante la investigación y el desarrollo sobre biocombustibles sustentables para la industria de la aviación en México.

La iniciativa se anunció hoy y se coordinó a través del Centro Mexicano de Innovación en Bioenergía. Asimismo, esta iniciativa apoyará tanto al sector de la aviación de México como a sus objetivos ambientales y socioeconómicos. Los directivos de Boeing, Aeroméxico, ASA y el Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (IPICYT) formalizaron la iniciativa con una ceremonia en la Ciudad de México.

“Con el objetivo de apoyar a los clientes y el crecimiento a largo plazo de la industria de la aviación, Boeing se enorgullece de asociarse con Aeroméxico y varias partes interesadas importantes para desarrollar la industria de los biocombustibles sustentables para la industria de la aviación en México”, expresó Marc Allen, presidente de Boeing International. “El combustible sustentable para aviones desempeñará un papel fundamental en la reducción de emisiones de carbono de la industria de la aviación y producirá una industria nueva e innovadora para México”.

“Estos esfuerzos no darían frutos sin el trabajo en equipo de los Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) y nuestro socio estratégico, Boeing”, agregó Sergio Allard, director ejecutivo de Talento y Relaciones Institucionales de Aeroméxico. “Han sido un pilar fundamental en proyectos como el primer vuelo transcontinental con biocombustible en la historia de la industria de la aviación, que se llevó a cabo en un trayecto desde México hasta Madrid, o los vuelos ecológicos entre México y Costa Rica. En Aeroméxico, reconocemos que operar de modo sustentable es un compromiso cotidiano. Estamos listos para aceptar el desafío y disipar el mito que no se puede ser competitivo y responsable con el medioambiente y la sociedad al mismo tiempo”.

“En ASA, tenemos muchas ganas de desempeñar un papel activo a la hora de implementar este proyecto de biocombustibles, contribuir con nuestra experiencia para asegurarnos de que los resultados de esta iniciativa sean adecuados para los aeropuertos de México”, dijo Jorge Nevarez Jacobo, coordinador de Unidades de Negocios de ASA. “Participaremos en este esfuerzo de desarrollo mientras se implementa”.

Con este acuerdo, IPICYT liderará un esfuerzo de desarrollo más amplio sobre biocombustibles para la industria de la aviación que involucra 17 instituciones, incluidas Aeroméxico y Boeing; nueve centros de investigación CONACYT; las empresas mexicanas Pemex, QENER y Tratamientos Reciclados del Sureste; el Instituto Mexicano del Petróleo; el Instituto Masdar de Ciencia y Tecnología en los Emiratos Árabes Unidos; y el Joint BioEnergy Institute de los Estados Unidos. 

El gobierno de México y las instituciones participantes financiarán la iniciativa durante cuatro años. De este modo, intentarán desarrollar un modelo empresarial autosuficiente. Se llevarán a cabo investigaciones sobre el suministro de biomasa, la producción de combustibles, la evaluación de la sustentabilidad y del ciclo de vida, y el desarrollo del mercado de biocombustibles para la industria de la aviación.

Se espera que las materias primas para este biocombustible en México incluyan jatropha, salicornia tolerante a sales y lodos residuales. Se espera que los proyectos de la iniciativa cumplan con los criterios de sustentabilidad establecidos por la Mesa Redonda sobre Biocombustibles Sustentables.

De acuerdo con el Departamento de Energía de los Estados Unidos, si se usan combustibles obtenidos con métodos sustentables, se reducen las emisiones de dióxido de carbono en un 50 a 80%, en comparación con el combustible de petróleo convencional.

Como parte del compromiso de Boeing de proteger el ambiente y apoyar el crecimiento sustentable a largo plazo de la aviación comercial, la empresa tiene proyectos activos de biocombustibles en seis continentes, incluidos los Estados Unidos, Australia, Brasil, China, Europa, Oriente Medio, Sudáfrica y el Sudeste Asiático.